Maca Pérez, marcando la diferencia en el BMX femenino

Conversamos con la atleta de Vans Macarena Pérez Grasset, quien ha convertido el BMX en su estilo de vida; deporte que le permitió demostrar su talento y alcanzar una carrera a nivel mundial.

El viento sopla con fuerza las hojas que van quedando del invierno y los árboles comienzan a desplegar su follaje con todo. La primavera hace su llegada a Santiago de Chile de manera paulatina pero notoria, y aunque ya sean las cuatro de la tarde y esté nublado —con una luz plana y constante— no hace frío. Al poco andar, después de haber ingresado al parque, frente a mí se alzan rampas de madera diseñadas específicamente para desafiar la gravedad.

Me encuentro con mi entrevistada en el bike park ubicado en el interior del Parque Araucano, uno de los más completos del país. Macarena Pérez Grasset (20) está sentada en una banca junto a su pololo y dos amigos  observando cómo se desenvuelve la acción sobre lo que ha sido su propio parque de juegos desde hace casi una década, cuando recién conoció el BMX freestyle a los once años:

«Al principio agarraba la bicicleta para jugar. Después comencé a darme cuenta que podía lanzarme por distintos lugares. Te da miedo, pero una vez que sientes la adrenalina y tan solo lo haces, te sientes muy bien, es muy satisfactorio. Eso me atrapó, me llamó, me encantó. Ya cuando descubrí el mundo de los trucos, el volar, ahí ya estaba sumergida».

Macarena Pérez 1

Macarena Pérez (Gentileza de Urban)

El BMX freestyle y su enganche con los jóvenes

El BMX freestyle nace en el marco de los movimientos contraculturales de los ´70 en la costa este de los Estados Unidos. No podemos hablar de BMX freestyle si no nos situamos en el Estado de California de esa época. Estamos hablando de los tiempos de Stacy Peralta reventado el skate, de la escalada revolucionaria de Yosemite con un John Bachar que iba por ahí sin cuerdas, y los Grateful Dead encima de los escenarios. El BMX freestyle nace de la misma mentalidad transgresora y disconforme con el status quo. El objetivo: dejar que la destreza y la imaginación hablen por sí mismas. Ya sea en la calle, en el parque, en un terreno vertical o uno plano, lo que se busca es la experiencia estética a través de la bici. Como me dice Maca, «La originalidad marca la diferencia».

Lo que partió como un juego se ha convertido en su estilo de vida, uno que le ha permitido lanzar una carrera a nivel mundial, llevándola por más de 5 meses —en lo que va del año— a recorrer distintas partes del globo:

«Di la PSU pero desde que salí de cuarto medio tomé la decisión de andar en bici y ver cómo me iba a ir. Y después, quizás, optar por la educación superior. Por el momento estoy dedicada 100 por ciento al BMX freestyle […] y desde el 2017 compito a nivel internacional. La experiencia ha sido difícil, una se estresa y se pone nerviosa en las competencias. El estar viajando cansa también, pero a la vez se disfruta tanto que da lo mismo. También he aprendido a perder. La primera competencia internacional que tuve fue la Vans Pro Cup […] en Huntington Beach, California, donde quedé en segundo lugar. Participé también del FISE World Series (Festival International des Sports Extremes), un tour mundial que celebrará su última instancia en Chengdu, China, el próximo 3 de noviembre y que entrega puntos para las olimpiadas».

Olimpiadas en las que el BMX freestyle hace su debut, y en las que Macarena tiene los ojos bien puestos a pesar de los obstáculos.

Macarena Pérez 5

(Gentileza de Urban)

El mundo del BMX femenino en la escena nacional

Como sucede con otros deportes que recién comienzan a adquirir notoriedad global —y presencia real en países como Chile— existen serias dificultades a enfrentar a la hora de pensar en instancias como los Juegos Olímpicos. La conformación de una federación es un paso clave, según aclara Maca:

«Todavía no hay una federación, se está formando. Al principio uno necesita la licencia para competir afuera y eso lo gestionamos nosotros. Somos seis los chilenos que participamos afuera, y todos gestionamos la licencia por nuestros propios medios, nuestros propios contactos […] Y ahora, como el BMX freestyle comenzó a crecer, recién se han comenzado a elaborar planes concretos para formar una federación […] Estoy tercera a nivel mundial, y a partir del próximo año comienza a acumularse el puntaje ganado en campeonatos, lo que te permite clasificar para las Olimpiadas. El mundo del BMX femenino es muy pequeño. Somos muy pocas- no más de doce- las que estamos activamente en competencia, y son nueve las que están clasificando para las Olimpiadas. Quiero dar lo mejor para representar al país. Además, estar en los primeros Juegos Olímpicos del BMX freestyle es algo histórico. Ojalá a final de año ya esté formada la federación. Ahora es cuando todos los países se comienzan a mover en este sentido, pero no todos saben si van a contar, finalmente, con esa federación».

Macarena Pérez 3

(Gentileza de Urban)

Mientras converso con la Maca en las mesas del kiosco ubicado en el mismo bike park, su pololo, Manuel Gatica (25), se encuentra reventando el jumpbox más alto del parque. Manuel es uno de los mejores exponentes nacionales de BMX freestyle y se nota. Vuela  de una rampa a otra, y el sonido que produce su bici al momento de hacer contacto con la madera una vez que vuelve del aire, da cuenta del peso de la gravedad. Es un asunto rítmico.

«El nivel en Chile es bueno, hay harto rider bueno. Acá mismo en el Parque Araucano hay muchos niños y cabros chicos que partieron igual que yo. Es un mundo todavía pequeño para el asunto de las marcas, pero la unión entre riders es súper grande […] Aun así falta gente que marque la diferencia afuera, que sean reconocidos. A nivel mundial somos conocidos, se sabe que hay nivel acá, pero falta […] Es difícil ser mujer en esta escena, pero no imposible. Hay muchas mujeres que dejan de andar porque sienten que no logran nada y que por ser mujeres no andan tan bien como un hombre, se rinden y no lo intentan más», cuenta la Maca.

Más allá de la Bici

En este escenario de impulsar las fronteras a las cuáles está llegado el BMX nacional, la Maca ha contado con ciertos pilares fundamentales. Su familia, su pololo y sus auspiciadores han sido, según dice, algo esencial:

«Es raro ver a una pareja de riders, porque hacen lo mismo. Mucha gente piensa que por eso es difícil, pero no es así para nosotros. Nos complementamos. Yo lo motivo a él y él me motiva a mí. Entre ambos nos tranquilizamos y equilibramos. Si me caigo, me frustro o me enojo, él me hace ver en perspectiva. Ha sido un apoyo súper grande e importante en todo esto —como Vans y Zuko— mis principales auspiciadores, quienes vieron que las mujeres sí son buenas, que sí tienen nivel».

Macarena Pérez 2

(Gentileza de Urban)

Los niños ya salieron del colegio y la gente comienza a salir de sus trabajos. De a poco el parque se va llenando y los espectadores que se detienen a observar curiosos en la periferia del bike park, crecen. El agradable ambiente invita a moverse y hacer deporte antes de que llegue el inevitable calor del verano.

Por su parte, la Maca se comienza a preparar para hacer lo que mejor sabe hacer: expresar toda su creatividad arriba de la bici. No se trata de ser la mejor del mundo, pero sí de dejar una huella imborrable a pesar de las diferencias que puedan existir en un mundo con tan altos niveles de testosterona.

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services