Descendiendo los Ojos del Salado

(Benjamín Camus)

Patricio Goycoolea y Federico Scheuch consiguieron el hito en el Volcán Ojos del Salado, marcando un precedente único en el Big MountainBike.

Si hacer cumbre en el Volcán Ojos del Salado (el más alto del mundo con 6893 msnm) ya es una proeza de alto nivel, descenderlo en bicicleta sitúa la vara en un escalón mundial. Aquello fue lo que hicieron Patricio Goycolea y Federico Scheuch el pasado 21 de diciembre, exponentes del Big MountainBike, una disciplina que ha ido ganando adeptos en el último tiempo a nivel internacional.

(Alta Comunicación)

(Bejamín Camus)

Luego de una aclimatación de siete días en la Puna de Atacama y un ascenso con instalación en el campamento Tejos a 5800 msnm, ambos deportistas decidieron atacar la cumbre con las bicicletas al hombro. En total, la escalada duró 15 horas. Al respecto, Scheuch dijo que «realmente se nota la falta de oxígeno sobre los 6.000 metros. A pesar de haber aclimatado, no podíamos dar más de 10 pasos seguidos y peor aun cargando bicicletas de más de 15 kg», quien representa al equipo de Chile Backcountry.

Nunca antes una expedición había conseguido alcanzar la cima y el posterior descenso en el Ojos del Salado dentro del Big MountainBike. Aprovechando la magnitud del suceso, Goycoolea instó a seguir levantando la especialidad resaltando las virtudes que tiene esta. «El Big MountainBike es una disciplina que busca explorar nuevas zonas mezclando la majestuosidad de la alta montaña con la acción de las dos ruedas», comentó el atleta de Inner Mountain y líder de la excursión.

(Alta Comunicación)

(Benjamín Camus)

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services