34 cóndores argentino-chilenos muertos en Mendoza

(Ministerio Medio Ambiente Argentino)

Como un verdadero desastre ambiental, fue calificado el hallazgo de 34 cóndores- argentino-chilenos- muertos en localidad de Los Molles, Mendoza, por parte de la comunidad ornitológica de ambas naciones. Hecho que está siendo investigado por las autoridades trasandinas, al sospecharse que existió un eventual envenenamiento intencional, lo que recién se podrá esclarecer en dos semanas más, cuando se tengan los resultados de los análisis toxicológicos.

Dentro del marco de la investigación por la muerte masiva de estos animales, este martes 23,la policía local allanó  dos estancias al sur de Mendoza: encontrando dos sustancias sospechosas de ser las causantes de esta catástrofe y un rifle. Terminando con la  detención de uno de los encargados de los predios, quien posteriormente negó su culpabilidad ante el fiscal. Mientras que el segundo sospechoso aún se encuentra prófugo, según consignaron diferentes medios mendocinos. 

Los cuerpos de los ejemplares, que estaban dispuestos junto a los cadáveres de un puma, un cordero, una cabra y dos ovejas, fueron encontrados hace una semana por un poblador de la zona, a casi 3.000 metros sobre el nivel del mar; hallándolos amontonados y parcialmente quemados. 

Tras la denuncia correspondiente, se conformó un equipo de trabajo conformado por personal de diversas organizaciones medio ambientales, tanto locales como nacionales, así como también por autoridades policiales. Cuya labor permitió dar con el sitio del suceso, para comenzar así con los primeros peritajes.

Pesquisas preliminares que pese al deterioro en que se encontraron los cuerpos de las 34 aves rapaces, muchos de los cuales se presume que habían fallecido hace más de tres semanas, permitieron identificar 20 machos y 14 hembras. Pudiéndose distinguir, en base a la coloración de sus plumajes, treinta ejemplares adultos, un subadulto, dos juveniles y uno sin definir. 

Un desastre que amenaza a toda una especie

De acuerdo al ornitólogo chileno Eduardo Pavez, presidente de Aves Chiles, los cóndores fallecidos: «son los mismos que pasan de un lado para otro de la cordillera, por lo que es una sola población argentino-chilena». Detalle que ha sido omitido por diferentes medios de ambas naciones; dejando de lado una de las claves para poder dimensionar la real magnitud de este fatídico hecho que afecta a toda la región.

«El cóndor no tiene enemigos naturales, su mortalidad natural es extraordinariamente baja, se reproducen muy poco (1 huevo cada dos o tres años), y alcanzan la madurez sexual a los 7 u 8 años. Por ello, la pérdida masiva de ejemplares, sobre todo de adultos reproductores, es verdaderamente una catástrofe. De ellos saben en los países de los Andes del norte, donde el cóndor prácticamente ha desaparecido, en gran medida por el uso de venenos», sostiene Pavez.

Opinión que es compartida por la bióloga argentina Vanessa Astore, directora ejecutiva del Programa de Conservación Cóndor Andino (PCCA), quien asegura que: «realmente la muerte de estos 34 animales es terrible para la especie, que no solo repercute a la provincia de Mendoza, sino que también a todos los países aledaños donde existen corredores biológicos; desde Venezuela a Tierra del Fuego. Puede ser que muchas de ellas hayan sido parejas, y que los pichones en estos momentos estén sin los cuidados parentales».

Conmoción por la muerte de 34 cóndores en Malargue Mendoza. Las autoridades trabajan en la investigación del caso.

Una publicación compartida de PCCA (@condor_andino_pcca) el

Para Astore, esta desgracia pone en jaque 26 años de trabajo del PCCA, en los que se han podido liberar 60 pichones. «Treinta y cuatros adultos es la mitad de lo que nosotros podemos hacer en dos décadas y media. A principio de 2017, hubo un caso muy similar en Jujuy, en el que se encontraron 19 ejemplares muertos, más los otros que encontramos durante el año pasado, más estos 34:  llegan a más de 64 cóndores muertos por causa de veneno. !En 13 meses se ha muerto la misma cantidad de cóndores que a nosotros nos lleva 26 años liberar¡», lamenta.

Respecto a esta grave problemática que tiene como principal responsable el uso indebido de agrotóxicos, la bióloga asegura que se encuentran trabajando a nivel país, junto a otras organizaciones conservacionistas, para generar una ley de rastreo de los agroquímicos, los agrotóxicos,  que ingresan a aquella nación:

«Porque hoy en día, se les pierde el rastro ni bien entran a la Argentina. Y el uso indebido, al no ser usado para sembradíos, que es la causa que fue ingresado, es el efecto que estamos teniendo. Al ser usados para matar animales cazadores, impactando directamente en los animales carroñeros que se alimentan del cebo que ponen».

Envenenamientos intencionales con agrotóxicos que también ocurren con frecuencia en Chile, posicionándose como la principal causa de muerte de cóndores en la zona central. «De hecho, la principal causa de arribo de cóndores al Centro de Rehabilitación de la Unión de Ornitólogos de Chile son los casos de intoxicaciones, y son permanentes», afirma Pavez.

«El caso más grave ocurrido en Chile en el último tiempo fue la intoxicación de casi 30 cóndores en la cuenca del río Aconcagua en agosto de 2013. La que según un análisis realizado por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), fue realizada con un plaguicida denominado difenilamina, que se utiliza para evitar manchas en las frutas», sostiene.

De acuerdo al experimento ornitólogo, el origen de esta problemática es el intento de algunos ganaderos por controlar perros, zorros y pumas que les causan daño a las poblaciones de ganado. «Para ello, envenenan un animal muerto, intoxicando a todos los animales que comen del sebo, incluidos los cóndores(..)Muchos de ellos-gente bastante pobre- no busca envenenar cóndores, sino que trata de defenderse de los predadores, incluidos perros, los que efectivamente pueden causarles un grave daño, y no ve otra opción que el uso de veneno, lo cual es un delito».

No solo cóndores fueron las víctimas de este desastre (Facebook Programa Conservación Cóndor Andino)

No solo cóndores fueron las víctimas de este desastre (Facebook Programa Conservación Cóndor Andino)

Dentro de los impactos biológicos que podría ocasionarse por estas irremediables pérdidas, tanto Astore como Pavez,  no dudan en  advertir que,  teniendo en cuenta el rol de carroñero que desempeña el cóndor, eliminando rápidamente los cadáveres de animales muertos y consigo los agentes infecciones; se podrían ocasionar graves consecuencias sanitarias, tal como   proliferación de moscas y contaminación del suelo y de los cursos de agua, entre otras.

Episodios como éste, no hacen más que peligrar la ya amenazada supervivencia de la especie Vultur gryphus, la cual ya ha sido catalogada como especie en peligro de extinción en Venezuela, Ecuador y Colombia. Integrando el apéndice de la Convención Sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES).

En el caso de Argentina y Chile, donde se concentra la mayor población de cóndores del continente, su estado de conservación es considerado como vulnerable, la especie se encuentra blindada desde el punto legal, siendo considerada como Monumento Natural, encontrándose expresamente prohibida su caza y captura.

Aquel vulnerable estado de conservación, resultó determinante para la conformación del Programa Binacional de Conservación del Cóndor Andino Chile-Argentina, integrados por expertos conservaciones de ambos países; quienes se encuentran trabajando, a partir de 2001, en labores de rehabilitación, reproducción en cautiverio, liberación de cóndores, y educación a las comunidades, para revertir este tipo de conductas que podrían acabar con esta  maravillosa ave que ocupa un espacio importante dentro de la cosmovisión de los pueblos andinos. 

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services