Porque Todos Somos Iguales

Se puede salir adelante con lo que se tiene. Este es el lema para los miles de chilenos que, dueños de capacidades especiales tanto físicas como mentales, luchan por disfrutar de la naturaleza y del deporte como lo hace cualquiera que se motive. Y ellos, están más que motivados.

Era su tercer día en el centro de esquí de Portillo (región de Valparaíso) pero no tenía idea sobre cómo esquiar. Jamás lo había hecho. «¿Lo que más recuerdo de este viaje?», piensa un rato Jacob Ferrufino (19). «Que iba bajando la montaña y gritando de alegría por la adrenalina. Es que la velocidad que uno toma…fue un momento muy feliz», recuerda.

En esa oportunidad, a Jacob lo acompañaba un guía de Andes Mágico, la misma fundación que lo había invitado a participar del lugar. «Iba detrás mío porque igual en la nieve, no veía ni un carajo. No, es que de verdad no veía nada, veía todo blanco», cuenta riendo.

El diagnóstico de Jacob establece que tiene catarata congénita con estrabismo y nistagmo: «Por el ojo derecho tengo como un 50 por ciento de visión y por el izquierdo tengo como un 7, que no es nada, veo puros destellos, siluetas y  sombras. Además, el estrabismo hace que los ojos se muevan y que no pueda enfocar, y el nistagmo es cuando el ojo tirita constantemente. Entonces igual son varios problemas, y más las cataratas», explica Jacob.

¿A qué me dedico? Soy músico, responde el joven.

¿Estás estudiando?

Ahora no. Toco saxo hace 10 años y el año pasado entré a estudiar pedagogía en música pero me fue mal por el problema de la vista, como que no tenía las herramientas, no sabía cómo desenvolverme dentro de un ámbito social y también educacional.

Como Jacob, en Chile hay más de 2.600 mil personas con algún tipo de necesidad especial o discapacidad. En esta línea, hace siete años existe la Ley N°20.422, la que viene a establecer normas de igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad. A ella, se suma el Decreto Supremo N°50 del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, el que establece que para 2018 todos los nuevos espacios públicos deberán asegurar el uso, permanencia y desplazamiento de todas las personas de forma autónoma y sin dificultad.

«Me considero bastante aperrado. Nunca me ha pasado nada incómodo o ha habido algo que me detuviera querer hacer algo. Pero creo que faltan iniciativas para el deporte y el turismo. Pero en general para todos. No basta solo con decir ´ellos son discapacitados, vamos a hacer un proyecto solo para ellos´, en vez de que para todas las personas. Todos somos iguales y cada quien se limita. Todos tenemos distintos problemas, entonces opino que debería ser para todos igual», comenta Jacob.

(Gentileza de Andes Mágico)

(Gentileza de Andes Mágico)

Al margen del Seminario Internacional de Turismo Inclusivo, organizado por el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo durante el año pasado,  la directora de Sernatur, Marcela Cabezas, aseguró que «la primera exigencia de una persona con discapacidad al salir, es tener la certeza de que podrá acceder a un entorno físico adaptado a sus necesidades de forma cómoda, autónoma y segura para que puedan disfrutar de un lugar, espacio o destino».

En respuesta a esta falta de espacios, nacen iniciativas como Andes Mágico, una instancia fundada por Mario Fernández, profesor y guía de esquí adaptado, llamado así por utilizar un equipo que se adapta a las personas según su discapacidad.

Corría el año 1999 cuando Mario decidió proponer al dueño del Hotel Portillo, Henry Purcell, la idea de ayudar en la rehabilitación de niños y jóvenes discapacitados de escasos recursos enseñándoles esquí y snowboard. Gracias a esta aprobación, la Semana Mágica de Portillo a la cual asistió Jacob, se conforma como una instancia que todavía se sigue manteniendo en el tiempo.

«Nuestro lema: ¡Deporte para TODOS!», dice Mario. «Faltan espacios deportivos y de recreación al aire libre para personas con discapacidad. Nuestra máxima preocupación como fundación se manifiesta en el emprendimiento de nuevas ideas o actividades que mejoren la calidad de vida de las personas. Toda la gente tiene las mismas necesidades esenciales. Por esto apuntamos a la rehabilitación y a enfrentar las desigualdades con programas y talleres de integración al aire libre que fortalecen la salud física y que permiten entrar en total contacto con la energía de la naturaleza», agrega  el fundador de Andes Mágico.

Habían pasado unos cuantos meses desde que Jacob había visitado Portillo por primera vez cuando una nueva invitación por parte de Andes Mágico apareció por su camino: una inesperada excursión a la Reserva Biológica Huilo Huilo, lugar enclavado en pleno corazón de la Selva Patagónica en la XIV Región de Los Ríos.

—¿Habías visitado este lugar antes?

—¡No!, nunca. O sea era algo impensado casi, incluso no sabía que existía algo así, responde Jacob.

Al año, son alrededor de 400 los participantes que aprovechan los programas que ofrece Andes Mágico, «y están todos pensados para motivar la independencia de nuestros participantes, sin importar su ‘discapacidad’», explica Mario. «En suma, estos programas los usamos como instrumento de transformación, de desarrollo de la personalidad, de vencimiento de miedos y de creer en nuestras propias capacidades», agrega el guía.

Y aunque Jacob no era un experto sobre el esquí, en Huilo Huilo iba a desafiarse a sí mismo y de nuevo. «Allá también esquié. Era el fin de llevarme. Esa fue la actividad. Aquí te hacen creer que no es necesario tener todos tus sentidos al correcto. Entonces como que nada tiene límites. Simplemente uno mismo se pone los límites», dice.

Durante septiembre de este año, el Servicio Nacional de la Discapacidad (SENADIS) lanzó el proyecto Turismo Inclusivo, el cual pretende fomentar la todavía limitada oferta turística chilena dirigida también a personas con capacidades especiales, pues solo un 3 por ciento de los prestadores de servicios turísticos en el país declara estar adaptado para recibir a todas las personas. Por esta razón, se incorpora este plan que busca potenciar la infraestructura en hoteles, museos, playas y diversos monumentos nacionales incentivando también a los privados a integrarse.

Asimismo, el año pasado Sernatur lanzó la Primera Guía de Alojamientos Turísticos Accesibles y al mismo tiempo SENADIS diseñó un mapa interactivo para poder conocerlos.

Ramplas para llegar a la arena, sillas anfibias para entrar al mar y monitores entrenados son algunos de los nuevos servicios que ofrecen las playas de Dichato (Concepción), Bellavista (Concepción), El Laucho (Arica), La Lisera (Arica) y Playa Blanca (Coquimbo). Además se integra Puelmapu Turismo Sustentable, una serie de tours caminables por los barrios patrimoniales de Santiago y otras actividades de senderismo por la región. En Concepción también existe el Parque Ecuador, un área de juegos infantiles inclusivos que incluye paisajismo sensorial y servicios higiénicos universales, y por último, en la Región de la Araucanía se integra Bosqueaventura, un proyecto social para no videntes que ofrece una caminata de 1 km sobre el río Trancura y señalética braille en los árboles.

«De todas formas, creo que todavía estamos a años luz con respecto a lo que tiene que ver con el deporte inclusivo. Faltan aportes y también instancias de este tipo. Al final hay que ser un poco busquilla para encontrar los recursos», dice Javier Salazar, terapeuta de la Fundación Rostros Nuevos del Hogar de Cristo, organización que acoge a personas en situación de pobreza y capacidades mentales especiales.

«Hay que partir de la base que estamos trabajando con una población de extrema vulnerabilidad. Para los usuarios es muy significativo tener actividades de ese tipo. Hay usuarios que ven pasada su dignidad porque hay traficantes en las poblaciones donde viven, entonces, para ellos, tener una actividad al aire libre impacta enormemente en su calidad de vida», explica Javier.

De esta manera fue el mismo Javier quien comenzó a mover los hilos para concretar una salida al Refugio Lagunillas, en San José de Maipo: «La gestión se hizo entre la Municipalidad de la Granja y el Instituto Nacional de Deporte (IND) para poder capitalizar un poco el tema de la salida y conseguirnos un lugar allá. Parte de la ayuda de la municipalidad tuvo que ver con el transporte por ejemplo, y lo que tuvo que ver con contactar el lugar y encontrar buenos monitores lo hizo el IND».

Así fue como un día de agosto partieron a las 9 de la mañana. La nieve cubría todo el centro de esquí y fueron cerca de 4k los que subieron: «Algunos no conocían la nieve entonces fue bien emotivo pero también fue harto desafío el hacer trekking porque tenemos chiquillos que tienen dificultad motora. También fue un desafío para los monitores y para todos los que íbamos ahí pero al final todos los objetivos se cumplieron. A ellos les encantó», concluye el terapeuta.

(Gentileza andes Mágico)

(Gentileza andes Mágico)

Por su parte, Jacob dice que volverá a estudiar el próximo año, esta vez la carrera administración de empresas. «Después voy a seguir con la música. Eso es más que nada para afirmarme. Me di cuenta de que se necesita un cartón no más, porque todavía no he encontrado pega por la discapacidad misma», comenta.

Pero a Jacob nada lo frena. Ahora que sabe que es amante de la adrenalina, dice que entre sus objetivos está patinar: «Quizás los patines me los llegue a comprar el próximo año», dice entusiasmado. También se declara fanático de la nieve y del frío, y posiblemente un próximo destino para él será Canadá. «Hay que puro proponérselo no más», dice.

«Cuando uno viaja y conoce a personas o lugares nuevos, se expande. Uno quiere abrirse más ante las cosas. La idea es no cerrarse y creer que la vida es así, donde todo es blanco o negro. Este tipo de experiencias me ha hecho cambiar varias veces la perspectiva de vida. Son muy favorables», reflexiona finalmente el joven.

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services