Atravesando barreras a través del montañismo

(Gentileza de Alta Comunicación)

Un cáncer de mamas llevó a la montañista María Paz Valenzuela a plantearse un gran desafío: ser la primera chilena sobreviviente de esta enfermedad en subir la cumbre más alta del mundo, el monte Everest.

María Paz Valenzuela (54) comenzó a subir montañas cuando estaba estudiando música en la Universidad Católica, y se enamoró de la disciplina cuando realizó su primera asención. Hasta ahora ha conquistado el Aconcagua dos veces, el Huascarán en Perú y varias cumbres de los andes centrales y el norte de Chile. «Empecé hace muchos años mi carrera deportiva, quedó un poco postergado por la maternidad pero siempre he estado vinculada al montañismo», dice María Paz.

Y de esta misma forma lo recuerdan sus hijas Natalia y Elisa, quienes crecieron haciendo expediciones con su madre. «Yo aprendí a caminar en el cerro, literal», cuenta Natalia. «Dese ahí que partimos caminando juntas y seguimos haciendo expediciones hasta ahora. Siempre ha sido parte de nuestras vidas», agrega.

Hoy, las tres se internan nuevamente en una aventura, pero esta vez algo diferente. El año pasado a la montañista y musicóloga María Paz le detectaron un complicado cáncer de mamas. Luego de quimioterapias y tratamientos se propuso un desafío potente: ser la primera chilena sobreviviente de esta enfermedad en subir la cumbre más alta del mundo, el monte Everest.

María Paz busca inspirar a miles de mujeres que están luchando contra el cáncer.

María Paz busca inspirar a miles de mujeres que están luchando contra el cáncer. (Gentileza de Alta Comunicación)

«Siempre pensé que de este periodo tan difícil había que cambiar la mirada, ver la parte positiva y sacarle el jugo a la experiencia. Relacioné mi cáncer con el montañismo para poder realizar una expedición de alto impacto y así lograr llamar la atención y mostrar lo importante que es la detección precoz del cáncer de mamas», cuenta María Paz.

María Paz viajará junto a Natalia y Elisa el dos de abril a Nepal para comenzar el proceso de aclimatación, y en mayo subir el Everest juntas, aunque a la cima sólo llegará María Paz y su equipo de expedición. Sus hijas la esperarán en el campamento base. Según cuenta la escaladora, la cumbre podría alcanzarse entre el 15 y 25 de mayo, esperando a que se produzca el mejor clima en el último campamento.

Elegí el monte Everest porque necesitaba causar un alto impacto. Yo quería que este llamado fuera fuerte y escuchado.

Según nos cuenta, fue en diciembre del año pasado cuando terminó su última quimioterapia, que comenzó un duro periodo de entrenamiento. «A partir de ese entonces me subí a los cerros y no hemos bajado el nivel de entrenamiento. Lo hemos incrementado cada vez más, y la verdad es que he resistido muy bien. Estoy trabajando con un entrenador cinco veces a la semana, dos kinesiólogos y un nutricionista», explica.

Con esta ascensión, la destacada montañista nacional busca la oportunidad de realzar la importancia de la prevención para que toda mujer tenga la oportunidad de escalar sus propias montañas, de conservar su vida y poder enfrentar sus mayores miedos. «Elegí el monte Everest porque necesitaba causar un alto impacto. Yo quería que este llamado fuera fuerte y escuchado. Eso se puede lograr con la envergadura de una cumbre como esta», relata.

La expedición recibe el nombre de #AltoAlCáncer, ya que tras conocer su historia, la tradicional campaña de prevención del cáncer de mamas de Alto Las Condes, decidió darle su apoyo y financiar la aventura. La campaña busca entregar un mensaje de concientización, apoyo, valor e inspiración a todas las mujeres que enfrentan esta enfermedad, ya que el Everest también representa un lugar lleno de desconocimiento, desconfianza, y miedo al que se enfrentan las mujeres frente al cáncer de mamas.

«Mi mamá es mi modelo a seguir, y ojalá que con esto se vuelva el modelo de más mujeres. Entre las mujeres hay que cuidarnos y ayudarnos. A todos nos da miedo que te digan que tienes un cáncer, pero más miedo da no hacer nada al respecto. Eso me impresiona de mi mamá, la fuerza emocional y mental que tiene de decir esto no me la va a ganar», concluye su hija Natalia.

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services