¿Sabes qué hay detrás de la chaqueta que usas?

El 12 de mayo es el día internacional del Comercio Justo y hace pocos días se cumplieron 5 años de la tragedia del complejo textil Rana Plaza que mató a más de 1.100 trabajadores en Bangladesh e hirió a más de 2.200. El incidente dejó a los consumidores de todo el mundo cuestionándose quién fabrica la ropa que usan todos los días y en qué condiciones lo hacen. Documentales como The True Cost arrojan luz sobre cómo la industria de la moda rápida agota los recursos del planeta y aprovecha el trabajo esclavo para transferir un costo «barato» al consumidor final.

Sin embargo, la sociedad ha vuelto cada vez más conscientes de sus compras. Una nueva generación de consumidores se está preocupando no sólo en las consideraciones típicas de precio y características del producto, sino que están escogiendo marcas y servicios basados ​​en la ética. Según un estudio realizado en Chile por Proqualitas, casi un 50% de los consumidores siempre o casi siempre les interesa en conocer el origen y la fabricación del producto que compra. 

Paul Rice, presidente y CEO de Fair Trade EE.UU.  explica que el problema en este momento, es que las fábricas que funcionan a un nivel más sostenible, simplemente no tienen una forma efectiva de competir con las malas fábricas. Es por esto que surgió la iniciativa Fair Trade o Comercio Justo. Cuando las compañías adhieren a este programa, aceptan pagar una prima adicional al costo del artículo que va en directo beneficio de quienes fabrican los productos.

Por su parte, Gerardo Wijnant, pionero del Comercio Justo en Chile y Consultor de Sostenibilidad y Comercio Justo de Proqualitas afirma: «La situación del comercio justo en Chile ha ido evolucionando favorablemente en los últimos años. Para quienes iniciamos esta cruzada hace casi 30 años es un orgullo ver cómo se han ido sumando, no solo pequeños productores, si no que grandes empresas quienes se han dado cuenta de la necesidad de trabajar bajo un esquema sostenible, que dignifique a las personas detrás de los productos y con respete el medioambiente que le da sustento».

(Patagonia)

(Patagonia)

En este contexto destaca la marca de ropa outdoor Patagonia como el mayor impulsor de Fair Trade a nivel global llegando el 2017 a producir 480 productos con esta certificación, incluyendo un 83% de todos sus polars. Todo esto está muy alineado con la misión de la compañía: construir el mejor producto, no causar daños innecesarios y usar los negocios para inspirar e implementar soluciones a la crisis ambiental.

«Esta es una tendencia cada vez más relevante, y las grandes compañías han entendido que esto es un camino viable, necesario y muy exigido no sólo por los mercados internacionales si no por los consumidores locales. Patagonia es un claro ejemplo de ello.  Queda cada vez más patente que se puede trabajar bajo un modelo de comercio justo, que es sostenible, factible y rentable hacer negocios con miras a un mundo más humano, en que se pague el trabajo de forma justa y en el que respete el medioambiente», explica Wijnant.

Así lo explica Nicolás Sutil, Country Manager de la marca en Chile: «Buscamos ser un ejemplo para otras compañías. Nuestra misión es cambiar la forma en que se hacen negocios, demostrar que se pueden tener compañías altamente rentables, siendo sustentables en nuestro desarrollo y que como consumidores tenemos un rol fundamental a la hora comprar. A quién compramos hace una gran diferencia para miles de personas que pueden cambiar sus vidas si es que comenzamos a pensar y valorar lo que significa el Fair Trade».

Como explica Sutil, todas las compras de estos modelos envían más dinero a los trabajadores de la fábrica, quienes ganan premios que pueden ser cobrados en efectivo o usarse para inversiones comunes.

Lo pagado por esta compañía a través del programa Fair Trade desde 2014 han beneficiado a más de 26.000 trabajadores. Los cuales han decidido gastar ese dinero en programas de salud, bonos en efectivo, filtros de agua, entre otras necesidades.

(Patagonia)

(Patagonia)

En Chile, más de 56 compañías, organizaciones y cooperativas están certificadas en la práctica del “comercio justo”, liderados por los rubros agrícola y el artesanal. Para estar certificados como Comercio Justo se requiere el cumplimiento de diez principios básicos que exigen las entidades certificadoras: la Organización Mundial del Comercio Justo (WFTO); FairTrade International y Fair For Life. Entre ellas figuran, rechazar el trabajo infantil y forzoso, generar buenas condiciones de trabajo y respetar el medio ambiente.

En un mundo donde 2 billones de personas viven con 2US$ diario, los consumidores tienen un gran desafío por delante. Es fácil obviar el hecho de que detrás de cada prenda hay una cadena inmensa de personas que hicieron posible que ese producto haya llegado a nuestras vitrinas.  Por eso la invitación es a investigar la historia invisible detrás de lo que compramos. Ya sea que estés haciendo compras en línea o visitando el mall, considera investigar un poco antes de tomar tu próxima decisión de compra, para que puedas sentirte cómodo con el destino de tu dinero.

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services