El Ave tiene la Receta

(Camilo Muñoz)

Felipe Vial se perfila este año como uno de los grandes candidatos a quedarse con el Campeonato Nacional de Montenbaik Enduro Series, luego de haber estado muy cerca de conseguirlo el 2017. Admite, sin embargo, que la competencia va a estar durísima, algo que cree sumamente positivo. El Ave nos cuenta el enorme nivel que hay en Chile y las fortalezas que tiene para establecerse como potencia mundial de la disciplina.

2018 tiene tintes prometedores para Felipe Vial. Así lo hace ver él, por lo tanto, la temporada la espera ansioso, pero por sobre todo, motivado. El escenario es ilusorio: el exponencial crecimiento que ha tenido el enduro en los últimos años ha conllevado a un nivel de competencia de gran jerarquía, y no particularmente en pocos corredores. El interés progresivo por la actividad está mostrando resultados consagratorios no solo en cantidad de gente que practica el deporte, sino que en calidad. Chile está fabricando de manera masiva endureros que amenazan seriamente con colocarse en el lugar más alto de la disciplina a escala mundial.

En ese grupo aparece Vial. Y antecedentes presenta. 2017 fue un año prometedor para el ciclista: abrió su temporada ganando el Super DownHill de La Parva (considerado el descenso más largo del mundo), y luego en el Campeonato Nacional Montenbaik Enduro Series llegó como puntero hasta la penúltima fecha, ganando dos de las primeras cinco y mostrando un rendimiento muy regular en las otras. Sin embargo, su calendario se vio cortado por una fractura del escafoides y luxación de la muñeca derecha cuando estaba entrenando en Whistler (Canadá) para correr en el mundial de la categoría. Ya recuperado, reflexiona sobre lo sucedido y aprovecha de hacer un balance del estado actual del enduro en el país y de lo que espera tanto para él como para la especialidad en el corto plazo.

La perspectiva que otorga Felipe Vial en el desarrollo de la bicicleta en Chile es amplia y permite sacar conclusiones evidentes para apreciar la posición en la que está hoy el país en la práctica de este deporte en comparación a hace 10 años atrás.

Y es que la relación de Felipe con la bicicleta comenzó desde muy temprano. «Estoy rodeado de un círculo que me involucró mucho en esto; mi papá corría cross country y yo lo iba a ver. Desde ahí comencé. Además, todos mis primos también andaban en bicicleta, en moto, siempre estuve metido en ese ambiente y a mí me encantaba».

A partir de su padre, fue creando un lazo muy estrecho con las dos ruedas, y si bien un principio se trataba de una recreación, el contacto con la competencia llegó rápido. «Partí con el cross country a los 8 años, y luego me cambié al descenso, siempre metido en los campeonatos».

Vial recuerda bien cuál fue uno de los momentos cruciales en el que comenzó a generar un enganche significativo con la emoción de la competitividad y empezar a mirarla de una forma más seria. «Me acuerdo de una Copa Chile de descenso en la categoría Infantil en Valle Nevado, que la gané con 13 años. Fue muy especial. Después de eso me empecé a entusiasmar mucho con seguir corriendo e intentar ganar».

Efectivamente, desde que agarró por primera vez la bicicleta, jamás la soltó. En su trayectoria como corredor ha transitado por varios cambios: de cross country a descenso y ahora de forma definitiva enfocándose más en el enduro, siempre buscando la alta competencia, algo que esta especialidad ofrece en la actualidad por la explosión que ha experimentado en los últimos cinco años. El rider de Yeti explica el porqué de este fenómeno. «El enduro se puso más de moda en Chile porque apareció el campeonato MontenBaik, y casi inmediatamente empezó a arrastrar mucha gente. Se trataba de un torneo bien organizado, con un formato mucho más amigable para la gente que quería competir, sin tantas dificultades como el descenso, que ya de por sí presenta una pista difícil, hay que subir en camioneta; todo resulta más complicado, por lo tanto el enduro surgió como un equilibrio perfecto para quienes querían bajar cerros y al mismo tiempo competir de una manera más accesible».

_MG_6400-Editar(Camilo Muñoz)

En su visión, este cambio ha traído consecuencias sumamente positivas. «El crecimiento de los campeonatos ha sido impresionante. Cuando antes llegaban 200 personas como máximo a una carrera, ahora pueden llegar 500. Eso está permitiendo que se forme algo muy bueno en muchos aspectos: hay más carreras, auspiciadores, competitividad, más plata. El campeonato está siendo mucho más entretenido porque llega gente a alentar, hacer un asado, generar ambiente, y eso le da un valor agregado inmenso, porque aumentan tus ganas de seguir estando ahí».

Vial está plenamente consciente del rendimiento que se le puede sacar al enduro, principalmente, por las condiciones y características que tiene el país para ejercer la disciplina. «Chile hoy está en el lugar más alto del mundo en cuanto a la calidad de cerros para tirarse en bicicleta. Por cualidades naturales, no hay nada que envidiar; sí podrían haber bikeparks más trabajados en cuanto a infraestructura, pero en variedad de lugares, altitudes, calidad del suelo, somos muy apreciados internacionalmente. El 2014, cuando me tocó ir a Chillán para una fecha del mundial, muchos de los mejores competidores decían que era el mejor lugar del mundo para bajar en bicicleta».

El Enduro World Series 2018, tendrá precisamente su estreno en el país, en Lo Barnechea, competencia en la que el representante de Master Bikes estará presente. Luego de ello viene Colombia y después una gira de alrededor de 5 meses por Europa compitiendo intensamente para adquirir el nivel que le permita pelear seriamente el EWS. Sin embargo, para ello se necesitan recursos, la mayor barrera que impide que los corredores chilenos disputen firmemente la máxima competencia de este deporte.

En esa línea, Vial hace un llamado a poner énfasis en las ventajas que posee el territorio chileno para posicionarse como líder del enduro en el plano global. «Cuando se corren fechas internacionales aquí y uno ve que está muy cerca de los mejores exponentes e inclusive les gana, te genera una ilusión muy grande, porque te das cuenta que salir campeón mundial no es imposible. El problema está en mantener esa regularidad y para eso hay que salir. No se puede querer ganar el campeonato si es que no corres todas las fechas y te mantienes en un nivel parejo. Hay que entender que tenemos todo para estar en la cima de este deporte, Chile posee una geografía única y una competencia interna muy fuerte, pero luego eso hay que demostrarlo afuera, y para eso se necesita la seguridad de un equipo que te permita competir a ese nivel».

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services