Desde el Otro Lado

(Carola Fresno)

Vivir una competencia desde la asistencia tiene casi la misma emoción que correrla. Eso es lo que cuenta Carola Fresno sobre la carrera “Epic Buff Trail”, una corrida en las montañas españolas que reúne a deportistas de todos los países cada verano.

Suena el despertador y salto de la cama. Hay una carrera comenzando en pocas horas, solo que esta vez yo no la correré. Soy parte del equipo de apoyo de Daniela Navarrete y Loreto Pérez, dos chilenas que se han posicionado en el trail running y donde, esta vez correrán  65kms de la Epic Buff Trail, una competencia internacional que se realiza cada año en Barruera, España y que recorre los mejores paisajes de la localidad.

Las carreras en estos pueblos europeos son parte de las actividades de verano que se viven año a año con gran efervescencia, y en donde todos —y todo— está preparado para los corredores.  La Buff Epic Trail tiene distancias que son corridas durante cuatro días y que intercala trayectos   de 11k, 26k, 42k y 65 kilómetros, pero todas en montaña y un espacio natural del  Valle de Bohí, lugar donde se encuentra Barruera.

(Carola Fresno)

(Carola Fresno)

El evento además de contar con varias distancias, suma  actividades  especiales para niños y familiares, como clases de yoga, marcha nórdica, navegación con brújula y escalada en bloque. El nerviosismo que se vive en el ambiente se contagia y no quiero que se me vaya ningún detalle de las tareas asignadas, por lo que reviso mi mochila varías veces. Repasamos con Daniela y Loreto su equipamiento y confirmamos que lleven todo el material obligatorio, además de sus geles, pastillas de sal y barritas energéticas necesarias para las aproximadamente nueve horas de carrera que piensan demorarse.

Al llegar al arco de meta se respira mucha adrenalina. Quizás siempre está en cualquier comienzo de carrera, pero esta vez la noto más al estar al otro lado de línea, quería detenerme más en el hecho de vivir una carrera desde fuera, junto a Juan Carlos Pastene, otro reportero chileno que espera a nuestra corredoras.

(Carola Fresno)

(Carola Fresno)

En el camino nos fuimos topando con competidores que al igual que nosotros, apoyaban a los suyos y esta vez no participaban en esta distancia. Pero pudimos compartir mucho también con familiares que no gozan de la práctica de este deporte, pero vibraban con cada meta que su corredor cruza. Los esperan con su comida favorita, la bebida que le gusta tomar a mitad de carrera, la nueva polera o short al que se cambiarán cuando esta termine, etc. Están nerviosos porque su corredor no ha llegado, o porque pasó y no lo vieron bien, y así vamos apoyándonos. Encontrándonos en cada punto permitido.

Uno como equipo de apoyo quizás no corre los mismos kilómetros, a pesar de que entre cosa y cosa (si además te motivas a ir a esperar en la mitad de uno de los senderos cerro arriba) se hacen bastantes. Pero cuando tu corredor cruza la meta, el placer y alegría que ves en ellos lo compartes plenamente. Estas tan feliz por tu gente que hasta sientes te mereces la misma hamburguesa con papas fritas y la ducha te viene igual de bien!

Al día siguiente suena el despertador y salto de la cama. Hay una carrera comenzando en pocas horas, y esta vez me preparo para correrla.

(Carola Fresno)

(Carola Fresno)

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services