Deja de golpear a los ciclistas con la puerta de tu auto

Salvar una vida es tan fácil como ser cuidadosos con los ciclistas. Pero naturalmente, pocos lo hacen.

Si eres ciclista y tienes suerte, colisionar con una puerta abierta de un auto será como recibir una gran bofetada. Si no es así (y muchas de las víctimas no tienen suerte), puedes sufrir graves lesiones o incluso morir.

La primavera pasada, un automovilista chocó a Aaron Padwee y lo lanzó hacia el camino de un conductor que venía y operaba un camión comercial sin licencia. Padwee no sobrevivió. Si bien es trágico y exasperante, esta secuencia completa de eventos no es en absoluto sorprendente.

Abrir la puerta del auto sin tener cuidado de mirar quién viene, es bastante común. Y mientras que, en muchos lugares, generalmente es ilegal abrir la puerta en medio del tráfico, en la práctica, tendemos a fallar en este punto. Por este motivo, Michael Charney ha estado promoviendo una maniobra llamada Dutch Reach, que promueve la forma en que se enseña a los conductores holandeses a salir de sus vehículos.

Así es como funciona el programa Dutch Reach: primero, mueve tu cuerpo y busca la manilla con la mano más alejada de la puerta, lo que hará que gires tu cabeza. A continuación, verifica si hay ciclistas que se aproximen, ya que ahora estarás mirando en esa dirección de todos modos. Finalmente, cuando la costa esté despejada, tiras de la manija, abres la puerta lentamente y nadie muere ¡Eso es todo!

Abrir la puerta del auto sin tener cuidado es tan cotidiano como abrirse el pantalón después de una gran comida (Taj Mihelich)

Abrir la puerta del auto sin tener cuidado es tan cotidiano como abrirse el pantalón después de una gran comida (Taj Mihelich)

Este método ha ganado fuerza en los Estados Unidos, y en Massachussets e Illinios ahora lo incluyen en sus manuales de conductores. Esto es alentador, y no hay duda de que el Dutch Reach debería ser un procedimiento estándar para todos los conductores.

Por supuesto, la mayoría de las personas probablemente no abren a propósito las puertas de sus automóviles en contra de los ciclistas. Sin embargo, viajar por la ciudad es lo más cerca de estar dentro de una máquina de pinball gigante. Las puertas son las aletas y adivina quién es la bolita plateada…          

Pero por supuesto, todo el mundo juega al pinball de manera diferente. Algunos esperan con anticipación la pelota, con los dedos ya sobre los botones. Otros, simplemente los golpean indiscriminadamente mientras las aletas se sacuden salvajemente. Del mismo modo, cada conductor tiene un enfoque diferente para abrir la puerta. Por lo tanto, en espera de la adopción masiva del Dutch Reach, la mejor apuesta para ganar el juego de supervivencia es familiarizarse con diversas estrategias.

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services