Alejarse de las noticias 24 horas

(NordWood Themes)

Nunca es un mal momento para evaluar tu adicción digital.

Una gran cantidad de noticias por cable, internet y redes sociales son un poco como un caramelo: sabes que probablemente no deberías comerlos en exceso, pero hay algo en ellos que te resulta adictivo. Así que te dices a ti mismo que «vas a comer solo uno»: un artículo, un tweet o un comentario de Facebook, pero lo cierto es que has pasado más de una hora mirando la pantalla. No es diferente ganar calorías con comida chatarra que  perder tiempo con contenido chatarra. «Podría haber hecho otra cosa», te dices a ti mismo. Sin embargo, no pasa mucho tiempo para que el ciclo se repita…

Una manera de romper el hábito

Jim Davies, profesor de Ciencias Cognitivas en la Universidad de Carleton, dice que todo sobre las noticias, desde los titulares dramáticos hasta la fascinante música de fondo y los colores que se muestran (gran cantidad de rojo, que según expertos, es uno de los más cargados emocionalmente) está diseñado para aprovecharse de nuestros impulsos cableados por prestar atención a lo que parece emocionante e importante.

Además, la forma en que se presentan las noticias —ya sea en la televisión o en nuestro teléfono— a menudo desencadena la liberación de dopamina, un poderoso neuroquímico que marca las experiencias como significativas, explica Davies. «La alta dopamina hace que todo parezca significativo», dice. «Y las noticias necesitan de temor para que se refuercen, independientemente de lo importantes que sean», agrega. Es decir, cuanto más convincente sea el drama, más nos atraparán.

Según el experto, algunas actividades son placenteras y hacerlas es inherentemente gratificante. Otras son difíciles mientras duran, pero pagan con felicidad o placer a futuro. Sin embargo, «me preocupa que la noticia no tenga ninguna de las características que hacen que algo valga la pena. No son sanas; causan ansiedad; te entregan una sensación de realidad retorcida, y las personas que las observan, rara vez harán algo con la información que reciben», dice Davies. Entonces, ¿por qué la gente se involucra tanto? «Su naturaleza sensacional les hace sentir que estos temas son importantes cuando no lo son», asegura.

Desafortunadamente, decirte que no dediques tiempo a ver noticias probablemente no funcionará. Tu cerebro lógico no puede competir con la atracción emocional de toda esa dopamina. Pero, «cada vez que dejas de ceder», dice Judson Brewer, psiquiatra y profesor de la Universidad de Brown, «también dejas de reforzar cualquier hábito».

Vale la pena aclarar que no estoy sugiriendo que debas abandonar las noticias por completo. Lo sí te planteamos es que, observar un ciclo de noticias por 24/7, seguramente te hará más daño que bien: en lugar de preocuparte por la enfermedad, puedes hacer ejercicio. En lugar de desesperarte por una situación política y hacer comentarios en Facebook u otra red social, puedes comunicarte con los funcionarios o con las personas adecuadas. Y en lugar de sentirte mal por las personas en circunstancias desafortunadas, simplemente, puedes ser voluntario.

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services