Con y sin nostalgia, cómo superar la depresión post vacaciones

Foto: Jeshoots.com/Unsplash

Las vacaciones, aquel periodo de descanso tan merecido y necesario a la vez para el cuerpo, terminaron. Debes volver a la rutina y esto puede ser más complejo de lo que parece. Por eso, recibir algunos consejos de cómo volver con las pilas puestas y no más cansado de cómo saliste, parece necesario.

Volver de las vacaciones no es sencillo, volver al estrés, a las largas jornadas laborales, horas de viaje del trabajo a la casa y ves la próxima pausa cada vez más lejana. Las vacaciones son cada vez más necesarias, sobre todo considerando el alza en enfermedades psicológicas que ha presentado el país en los últimos años y los índices de estrés laboral que han crecido.

Cabe destacar que el efecto del estrés no es igual para todos, hay una serie de factores y una serie de efectos que puede generar este mismo. “Es muy importante mencionar la predisposición al estrés, en cada persona es distinta y está determinada por la herencia y las experiencias durante los primeros años de vida. La principal hormona del estrés es el cortisol. Cuando esta hormona aumenta disminuye la plasticidad neuronal y por lo tanto, la capacidad de adaptación y los procesos de aprendizaje y memoria”, comentó la psicóloga del Centro de Especialistas en Trastornos de Ansiedad, Paulina Asserella.

“Los seres humanos podemos resistir muchas cosas, como el ayuno, pero no duramos más de tres días sin descansar”, comenta Paulina, es por esto que aquellas personas que, independientemente del motivo, no toman vacaciones se exponen a una serie de problemas, como por ejemplo, el síndrome Burn Out. Este padecimiento se produce por agotamiento y desgaste laboral, principalmente se da en profesiones que implican atención a personas, así lo explica Asserella. “El que padece este síndrome presenta, sensación de falta de realización personal, disminución de la autoestima, frustración de expectativas y manifestaciones de estrés a nivel físico y mental, el que se expresa en las conductas”, comentó la psicoanalista.

Este descanso no requiere de viajes lejanos o de lujosos hoteles, por el contrario, solo requiere de poder desconectarse de la rutina y realizar actividades que generen un estado de relajación y disfrute en la persona.

Si bien los panoramas pueden variar según el gusto de cada persona, hay algunas características centrales para asegurar un buen descanso durante las vacaciones. La duración de estas es primordial, no bastaría con algunos días para conseguir una relajación efectiva.

“No cualquier cantidad de tiempo de vacaciones genera el mismo efecto en las personas, en general se recomiendan tres semanas de vacaciones, ya que en la primera, la persona aún sigue conectada a las tareas y deberes que cumple diariamente durante el año, se ha comprobado que recién en la segunda semana se está desconectado de éstos. Incluso, hay quienes afirman que durante la segunda semana se produce una especie de depresión en las personas y que recién en la tercera semana las personas comienzan a descansar y disfrutar”, explicó la psicóloga con magíster en Psicología Clínica mención en Psicoanálisis.

No debes llenar rápidamente la agenda con proyectos e intereses. - Foto: Jeshoots.com/Unsplash

No debes llenar rápidamente la agenda con proyectos e intereses. – Foto: Jeshoots.com/Unsplash

El volver de vacaciones es todo un proceso, el reajuste a los hábitos del año puede ser incluso costoso para algunos, ya que tanto factores personales como propios del trabajo mismo, afectan la adaptación.

“El tema de las vacaciones y los tiempos de adaptación al volver a la rutina, van a depender del tipo de tarea que la persona desarrolle, la satisfacción con el trabajo, el ambiente de trabajo y la capacidad de adaptarse a los cambios”, comentó Paulina

Por lo general, para Asserella,  una persona se demora dos semanas en volver a la rutina, pero este tiempo está ligado a lo satisfecho que se sienta con su trabajo. Aún así, entrega algunos consejos para hacer este proceso más fácil.

1. No volver de inmediato: destina al menos dos días para estar un casa y descansar, acostumbrarte al lugar y a los horarios.

2. Ordenar: Para Paulina los espacios pueden representar, de alguna manera, el espacio interno de la persona. Por lo que tener tus espacios ordenados podría ayudar a comenzar las jornadas de forma más tranquila.

3. Todo a su tiempo: No debes llenar rápidamente la agenda con proyectos e intereses. Ir tomando responsabilidades progresivamente, ir incorporando más carga al trabajo. Para hacer esto es recomendable no dejar trabajos sin hacer antes de salir de vacaciones.

4. Calidad de vida: Cuando vuelves tratar de mantener una buena calidad de vida, estado psicológico, salud física, independencia y relaciones sociales. Para esto también es fundamental descansar bien y tener un buen dormir.

Este último ítem es sumamente importante, tanto para salir de vacaciones como para volver. Se debe evitar el “modo automático”, hay que destinar tiempos en la rutina para recreación y actividad física, esto porque la última libera gran cantidad de endorfinas.

Menú vacacional

“Cada vez que salimos de vacaciones queremos relajarnos y darnos un gusto “merecido” como la mayoría menciona. Aumentan los encuentros sociales y nos encontramos con estos clásicos alimentos que cada año acompañan las tardes de verano”, así describe la nutricionista Francisca Paraud el comportamiento que tenemos como sociedad dentro de las vacaciones en materia alimenticia.

La nutricionista aconseja aumentar el consumo de agua para mantenerse hidratados, descansar y relajarse pero cuidar las comidas. “Aprovechar las verduras y frutas de la estación ya que son bajas en calorías, frescas y muy ricas. Y por último no comer todo en un mismo día, repartir aquellos infaltables de verano durante la estadía con el fin de que el excesos no sean a diario”, recomendó Francisca Paraud.

Pero, qué pasa en nuestros cuerpos cuando no cuidamos nuestra alimentación y nos dejamos llevar por estos gustitos. “Al consumir más calorías de las que necesito en un día mi organismo entra en un “modo ahorro” en donde lo que hace es almacenar en el tejido adiposo el exceso de calorías en forma de grasa. Por lo general las personas al tomar vacaciones pueden subir desde 2 hasta 5 kg de peso solo aumentando su porcentaje de grasa, ya que en las vacaciones la gente se relaja y aumenta el consumo de alimentos altos en calorías”, comentó la nutricionista.

El hecho de no cuidarse en la alimentación durante las vacaciones puede generar una serie de impactos en la persona, tanto en lo físico como en lo psicológico. Incluso, volver con kilos de más, podría afectar el proceso de acostumbrarse a la rutina, así lo cree la psicóloga Paulina Asserella. “Además de tener que readaptarse a la rutina diaria, la persona se encuentra con un cuerpo que se ve y funciona de manera distinta”, comentó Paulina.

"destina al menos dos días para estar un casa y descansar". Foto: Christian Erfurt/unsplash

“destina al menos dos días para estar un casa y descansar”. Foto: Christian Erfurt/unsplash

Para Paulina, un alza de peso puede generar un efecto en cadena, esto porque estamos en una sociedad que valora la extrema delgadez. Para la psicóloga el hecho de verse en sobrepeso puede hacer que las personas dejen de comer y detone en trastornos alimenticios. “Para esto, desde lo psicológico hay que realizar un trabajo complejo, ya que se debe separar el pensar del sentir y el querer del deber, lo que si no se hace de manera equilibrada, puede producir daño psicológico repercutiendo en lo emocional y también en el estado de ánimo, es común que frente a esto que surja irritabilidad”, comentó Paulina Assarella.  

Pero la idea es no desanimarse, ya que volver a la rutina alimenticia no es difícil. En caso de haber generado una alza de peso durante las vacaciones, puedes recuperar tu peso e incluso alcanzar un peso ideal, así lo cree la nutricionista deportiva Francisca Paraud.

“No es complicado retomar la rutina, basta con establecer horarios de tiempos de comida, moderar las cantidades y porciones de los alimentos, además de mantener una alimentación saludable con alimentos que contenga una buena calidad de nutrientes  y naturales como las verduras y frutas, proteínas animales y vegetales, semillas y frutos secos, legumbres entre otras opciones saludables”, dijo Paraud.

Fitness vacaciones

Los hermanos, Gabriel y José, Carvajal son dos personal trainer que dedican su vida a apoyar a la gente en sus desafíos de mejorar su forma y estado físico. Reciben personas con distintos tipos de objetivos, desde buscar mayor confianza hasta perder el peso que les impide algunos puestos de trabajo. Cómo afecta las vacaciones en la esperanza de verse y sentirse mejor.

“Siempre tenemos contemplada en la planificación las vacaciones, como la parte psicológica en el entrenamiento es muy importante también y muy trabajada al igual que el físico cada vez que uno entrena, porque hay estímulos nerviosos que siempre te van a estresar y que finalmente se relajan”, comentó José, quien explica que las vacaciones, siempre y cuando duren como máximo dos semanas, no deben afectar en el resultado.

El descanso psicológico es sumamente importante para poder alcanzar un buen resultado en lo deportivo, y no perder la motivación dentro de los procesos que te llevarán al objetivo. Esto porque, para los hermanos Carvajal, lo importante para conseguir el objetivo de cada persona es la alimentación, el entrenamiento y el descanso.  Es por esto que planean días libres, como cumpleaños, navidad, año nuevo y vacaciones.

“Si se sigue una planificación correcta, no van a estar con ganas de desertar, porque van a estar motivados con estas metas a mediano y largo plazo. Pero nosotros también somos conscientes de que la mayoría de la gente trabaja y en su tiempo libre va,  el día de su cumpleaños a lo mejor quiere compartir con su familia. Entonces buscamos la opción, y si no hay, no importa, contamos con eso. Navidad y año nuevo también, para desordenarse la parte de dieta”, comentó Gabriel Carvajal.

Pero, al momento de volver, también se debe considerar el tiempo que se estuvo detenido. “En el caso de tener un estado físico peor, se va a producir una tensión entre el estado físico que ya no funciona igual y la necesidad de rendir como lo estaba haciendo hasta el momento y esa situación produce un desgaste mental y emocional importante”, explicó la psicóloga Paulina Assarella. Es por esto, que los gemelos Carvajal plantean que el volver debe ser gradual, pensar que, luego de las vacaciones, comienza un nuevo año de entrenamiento.

Existe un grupo, no menor de la población, que se contacta con Gabriel y José para intentar mejorar su aspecto cuando el verano se aproxima. El problema, dicen, está en el tiempo de preparación que quieren destinar. Si quieres notar cambios evidente en tu cuerpo, es mejor que comiences como mínimo tres meses antes de tus vacaciones y mantener una cantidad constante pero moderada de ejercicio. Intentar unas semanas antes de salir a hacer ejercicios todos los días, puede no generar el efecto deseado e, incluso, ser peligroso para la salud, produciendo lesiones. 

Compartir

scriptsell.neteDataStyle - Best Wordpress Services